Orden Coleoptera

   
 


 

 

Home

Contacto

Reinos

Reino animal

Artropodos

Insectos

Orden Coleoptera

familias de Coleoptera

Orden Lepidoptera: mariposas

Hymenoptera

Heteroptera

Homoptera

Diptera

Simbiosis entre reinos

Plaza Giordano Bruno

googlebdcea00e966c2206.html

 


     
 

ORDEN COLEOPTERA

COLEÓPTEROS


"cascarudos", "escarabajos"

Entymus sastrei

Es el orden más numeroso del reino animal.

Los coleópteros tienen metamorfosis completa: son holometábolos.

Es necesario saber reconocer las larvas además de los adultos.

Los adultos se caracterizan por tener las alas anteriores transformadas en élitros: un par de cubiertas duras, sin venas, que se rebaten paralelas sobre el dorso.

 

Los élitros pueden levantarse para dejar que se desplieguen las alas posteriores. Estas últimas son membranosas y sirvan para el vuelo.  No obstante, hay algunos coleópteros ápteros, o sea, sin alas.

Cycloneda sanguinea . “Vaquita de San Antonio”  roja. Ver abajo Familia coccinélidos.

 

Las larvas son así:

Larva campodeiforme (ágil, con patas largas).

Otras familias de coleópteros tienen otros tipos de larvas.

Las pupas de las vaquitas de San Antonio son así:

Las vaquitas de San Antonio no son buenas para comer, por eso se dan el lujo de empupar al descubierto.

Otras familias construyen una celda pupal para metamorfosearse.

Las pupas de los coleópteros son libres, es decir, tienen rudimentos de patas y alas separados del cuerpo. Grosero bosquejo de mi vieja carpeta:

 
El Orden Coleoptera está subdividido en cuatro sub-órdenes:

Arcostemados (Archostemmata)
Adéfagos (Adephaga)
Mixófagos (Myxophaga)
Polífagos (Polyphaga)

Los Polífagos son el orden más numeroso, pero probablemente no sean un grupo natural.


Suborden Adéfagos (Adephaga)

Del griego adephagós: epíteto de Heracles (Hércules) porque en cierta coyuntura se comió un buey entero.

Ala de los adultos con celda especial: oblongum.

Patas de las larvas con segmento accesorio: medius

Familia Carábidos (Carabidae)

Cascarudos cazadores. Incluyen las famosas (por no decir notorias) "juanitas".


Calosoma argentina
____________________

  "Juanita"
           

En Córdoba, los turistas horrorizados la ven entrar a la casa, sin darse cuenta de que viene a comerse los insectos más chicos que han sido atraídos por las luces artificiales.

Aunque no muerden a las personas, tienen una secreción repugnatoria para impedir que se las coma algún animal más grande.
           

Ese líquido maloliente es irritante para la piel humana, y a ciertas personas de piel delicada les produce dermatitis.

 

 

 

Otra especie que siembra el pánico entre la población es esta, Galerita ruficollis.

Es uno de los insectos más traídos al Museo con la pregunta “¿Es una vinchuca?”

No, no es. La vinchuca  es una chinche, y esto es un cascarudo. Son tan diferentes como un perro y un elefante.

Sí, el olor es feo. El bicho no estaría soltando ese olor si no le hubieran pegado un escobazo.

Si le entra uno de estos por debajo de la puerta, sáquelo delicadamente haciéndolo subir a un pedazo de cartón.



Otro grupo de carábidos agrupa al género Scarites  y sus parientes: 

Grandecito, como se ve. Patas anteriores fosoriales, o sea cavadoras. Las mandíbulas son tan largas que se cruzan.

Insisto: completamente inofensivos para los seres humanos. En realidad, benéficos: se comen un montón de insectos dañinos.

(Hay un grupo de carábidos dañinos, porque se han pasado a comer semillas, y a veces la emprenden con los cereales sembrados. Pero son pequeños y no es probable que le llamen la atención al citadino.)

Las cicindelas se consideraban una familia aparte en el sigo XX; ahora se ubican dentro de los carábidos como subfamilia Cicindelinos. Se caracterizan por sus patas largas y delgadas, grandes ojos globosos y mandíbulas prominentes. 

Odontochila lacordairei, una pequeña especie común en el delta. Corre y vuela por los pastos altos buscando su presa. Se puede decir que caza como un guepardo.

Otras especies son nocturnas. 

Oxychila femoralis, otra especie del delta. Suele aparecer en playas.

Las larvas de las cicindelas viven en cortos túneles en los cuales acechan a sus presas. Son tan feas como bonitos los adultos.

Familia Ditíscidos (Dytiscidae)

Escarabajos zambullidores

Chatos, lisos, la reserva de aire está guardada bajo los élitros (en las especies pequeñas, se ve una burbuja en el extremo posterior).

 

Megadytes glaucus

Patas posteriores en forma de remo, con movimientos sincrónicos: patada de rana.

Las larvas de los ditíscidos también son acuáticas. Tienen largas patas con pelos natatorios, el cuerpo prolongado en un tubo que funciona como un snorkel... y unas poderosas mandíbulas en forma de hoz. Feroces, en su propia escala de tamaños.

 

¿Cómo lo llamamos? ¿Escarabajo zambullidor grande verde?

Se puede ver que este animalito tiene un perfil de ala de avión que hace que sea un placer hablar de hidrodinámica. Si el flujo que genera no es enteramente laminar, debe andarle cerca.

Por desgracia, los hidrofílidos, el grupo que yo estudio, no están tan especializados. ¡Ayy!

Las larvas de los grandes dítiscos tienen la boca cerrada, sólo comunicada en las comisuras con las mandíbulas, que son huecas y contienen una glándula especial. A veces se la llama glándula salivar,  pero lo que produce no es saliva... lo que produce esa glándula fulmina a la presa, licúa sus tejidos y le permite a la larva absorber todo a través de esas mandíbulas.

Cosa curiosa, los dítiscos necesitan salir del agua para empupar.

La metamorfosis ocurre en una celda pupal construida en la orilla con tierra o detritos. En caso de inundación, la pupa puede ahogarse.

Al parecer, los coleópteros acuáticos son secundariamente acuáticos, es decir, descienden de antepasados terrestres. Adultos adaptados al agua... larvas adaptadas al agua... pupas, no.

Familia Girínidos (Gyrinidae)

¿Alguna vez vio unas bolitas negras que giraban en la superficie misma del agua? Son los girinos.

Como los dítiscos, tienen patas nadadoras, pero las de los girinos son cortas y anchas, más parecidas a abanicos que a remos.

Los ojos compuestos están separados en dos; así; un par mira al aire y el otro mira al fondo del agua.

Los girinos dan vueltas para cazar insectos que caen al agua. Cuando se asustan, empiezan a describir zigzags.

Las larvas de Gyrinidae son acuáticas, largas y delgadas, con unas salientes laterales que las hacen parecer ciempiés. Pero esas salientes no son patas; las larvas nadan serpenteando con todo el cuerpo. Son predadoras.

 

Suborden Archostemmata

Alas de los adultos con oblongum.

Familia Ommatidae

Género Tetraphalerus

Viven en regiones áridas de la Argentina. Han sido colectados bajo corteza de árboles. Es posible que salgan por las noches a hacer algo más interesante que vivir bajo las cortezas.

Miden alrededor de 1 cm de longitud, pero son muy angostos. Dos especies citadas para el país:

Tetraphalerus bruchi

Tetraphalerus wagneri

 

 

Suborden Myxofaga

Familia Torridincolidae

Casi microscópicos. Viven en ambientes higropétricos: rocas por las cuales el agua escurre en una película muy fina. En los setentas y ochentas se usaba el término “madícola” para describir este tipo de ambiente.

Familia Meruidae

Recientemente descubiertos en Venezuela. Casi microscópicos, ambientes higropétricos, etc.

“Pepitas negras”, los describió el Dr Joly cuando me contó cómo los habían encontrado. Uno conocía el ambiente; otro atinó con el arte de captura... ¡Y lo que habrá, que no se conoce!

Dicho sea de paso: se cree que hay especies animales que se están extinguiendo por deterioro de su hábitat antes de que la ciencia pueda describirlas.

 

Suborden Polyphaga

Alas de los adultos sin oblongum.

Patas de las larvas sin medius.

Familia Curculionidae

Gorgojos propiamente dichos.

Esta es la familia más grande del Reino Animal. Muchos especialistas opinan que hay que subdividirla, pero aún así es un grupo enorme.

Los gorgojos se caracterizan por tener las piezas bucales (mordedoras) en el extremo de un rostro formado por el extremo anterior de la cabeza, que está alargado.

En vista ventral, el rostro tiene una sola sutura

En cambio, en los coleópteros no emparentados con los curculiónidos, siempre hay dos suturas gulares (del latín  gula, “garganta”).

Sitophilus oryzae

 

 

Gorgojo del arroz

Van a encontrar mencionado con mayor frecuencia al gorgojo del trigo, Sitophilus granarius (=Calandra granaria).

Sin embargo, el gorgojo del arroz es más frecuente en Buenos Aires, porque vuela, y la otra especie no.

En esta foto se ven dos adultos de diferente color, porque tienen edades diferentes.

La pupa es blanca, y el adulto recién metamorfoseado es blanco también. A medida que los tegumentos se van endureciendo, también se van coloreando.

Género Heilippus. Viven dentro de los caraguatás y cardas de agua (Bromeliaceae). Como se puede ver, miden 15-20 mm de longitud, lo cual es respetable para un coleóptero.

Otro carácter de la familia es la forma de las antenas, que llevan un bulto en la punta, como una maza: antenas clavadas. Se insertan en la proboscis.

Hay un tercer carácter, infaltable en curculiónidos, pero no exclusivo de ellos: los tarsos criptopentámeros. Cada tarso tiene cinco artejos, pero uno es muy pequeño y los otros lo enmascaran porque están dilatados formando unas plantillas que se puede observar aún en esta pequeña foto.

Muchas especies de “curcus”, como decimos familiarmente los entomólogos, están asociados con una familia de plantas determinada

Esta bonita especie del género Eudiagogus se puede encontrar sobre la acacia mansa o café de la costa (Sesbania punicea), un arbolito de grandes flores rojas, bastante común en la costa del Río de la Plata.
 

 Y estos pequeños gorgojos de color marfil estaban entre las flores de una palmera pindó.

Y esta es la red muy, muy larga que hubo que fabricar para llegar a las flores...

Esta es una foto analógica de los años setentas.

Pero el más espectacular de los curculiónidos es, sin duda, el éntimo de Sastre (Entymus sastrei):


Vive sobre una hermosa enredadera llamada en guaraní Ysipó-saeyú, "bejuco amarillo". Lástima que en castellano le hayan puesto el prosaico apodo de "papa de río". El nombre científico es Stygmatophyllum littorale, y es así:


En su libro "El Tempe argentino" (sobre el delta del Paraná), Marcos Sastre describió una especie de éntimo que le pareció diferente de la comun en Brasil.

Se trata de un gorgojo de proboscis ancha, de gran tamaño, sobre todo las hembras.

Más tarde, se dijo que lo que Sastre tuvo entre manos era la especie brasileña, que se extendía hasta el delta.

Un buen día, Manuel J. Viana (jefe que fuera de la división Entomología en el Museo argentino de Ciencias naturales), se puso a examinar cuidadosamente el material, y llegó a la conclusión de que los insectos argentinos eran diferentes de los brasileños.

Describió, pues, una nueva especie (la descripción de Sastre no cumplía con los requisitos para la publicación de un taxón) y se la dedicó a Marcos Sastre. Es decir, la llamó Entymus sastrei.

Eso de formar el genitivo agregando una simple "i" a cualquier nombre masculino lo hubiera matado del disgusto a Cicerón, y supongo que a Pierre Abeillard también. Sin embargo, es una convención de la nomenclatura zoológica. ¡La gente tiene unos apellidos tan raros! Hay que cortar por lo sano.

Para nombres femeninos, se agrega -ae. Yo no tengo problema porque mi apellido, por casualidad, es una palabra latina y además del género femenino. Sí, me han dedicado algunas especies -los años pasan- incluyendo una del género sobre el cual hice mi tesis de doctorado: Berosus (Hydrophilidae).

El dorso del "éntimo de Sastre" es negro y lustroso como un objeto de azabache, esculpido con puntos hundidos muy grandes. Con eso solo ya sería un bicho espectacular, pero además los puntos llevan rosetas de escamitas verdes tornasoladas.

El color de las escamas es lo que se llama color estructural, producido por la difracción de la luz en una serie de crestas microscópicas. Los colores iridiscentes de un CD son de esa naturaleza.

 

Familia Bréntidos (Brenthidae)

Son como gorgojos muy alargados, con antenas rectas.

Este fue colectado en una enredadera, en Castelar. Mide unos 10-12 mm.

En regiones tropicales hay algunos que alcanzan 50 mm de longitud, que para un insecto es respetable.


Familia Chrysomelidae

Crisomélidos: Vaquitas de las plantas. 

Tienen tarsos criptopentámeros, como los gorgojos, pero las antenas son lineares o bien engrosadas gradualmente hacia el ápice.

Familia enorme, dividida en varias subfamilias.

Subfamilia Casidinos (Cassidinae)
"Tortuguitas"


Stolas laeta.

Esta especie es muy común en el delta del Paraná.

En el medio: género Botanochara. Se alimenta de varias plantas silvestres nativas.





Subfamilia Halticinae: fémures posteriores muy engrosados porque contienen músculos para el salto.


La especie roja y negra se encuentra sobre el mburucuyá (Passiflora coerulea).

La temible “vaquita verde y amarilla de las cucurbitáceas” es un crisomélido.

Sí, es un insecto dañino, pero hay algo de atractivo en la idea de tener casa y comida en una flor, aunque sea una flor de zapallo.


Familia Cerambícidos (Cerambycidae)


Taladros de la madera.

Tarsos criptopentámeros, antenas formadas por segmentos alargados como palitos.

Megacyllene sp.

Trachyderes sp.


Los cerambícidos pequeños (menos de 2 cm de longitud) suelen ser florícolas. En el Río de la Plata se les da el nombre vulgar de “guitarreros”.

Esta es la especie más común, Compsocerus violaceus (= C. equestris). 

 
Los élitros pueden ser azules, verdes o violetas.

Género Rhopalophora. Los machitos tienen las antenas más largas que las hembras.

Género Dihammophora.

Todo el material colectado en Córdoba, en el mes de enero, sobre flores de cicuta.

Arlequín de Cayena (Acrocinus longuimanus)


Larvas cerambicoideas; sin patas, cilíndricas, con cabeza dura y oscura, el resto del cuerpo blanco.


"Taladros de la madera”. Se alimentan de madera viva o muerta, pero casi siempre en pie.

La excepción es el taladro de la madera del pino (Hylotrupes bajulus), una especie europea que se ha transformado en plaga mundial.

En los trópicos se comen las larvas de las especies grandes, cocidas o crudas.

Dicen que no sabemos lo que nos perdemos. Que están gorditas y son un buen alimento, lo cual es cierto. No he leído que mencionen que es un bicho limpio, ya que sólo comen madera muerta y de ahí no salen. Los excrementos quedan por detrás de la larva en el túnel, mientras que en el chiquero de un cerdo, bueno, ya se sabe lo que sucede, y nosotros comemos jamón.

Los viejos textos reúnen Cerambícidos y Crisomélidos bajo Fitófagos (Phytophaga).

Familia Histéridos (Histeridae)

Pequeños, chatos, predadores; antenas clavadas con maza compacta y además acodadas (= geniculadas).

Élitros cortos que dejan al descubierto el extremo del abdomen, cubierto por una placa dorsal muy dura llamada pigidio.

Los géneros Hister y Saprinus frecuentan bosta de vaca y cadáveres animales para alientarse de los gusanos (larvas de mosca). De tanto en tanto aparece alguno sobre un cadáver humano a la intemperie. No brindan mucha información: sólo que el cadáver estaba al aire libre.

Puede consultar mi página de entomología forense:

http://www.entomofauna.es.tl

Advertencia! Esa página contiene fotos de gusanos y de partes de animales muertos.

Otros histéridos cazan bajo la corteza de los árboles, y son muy chatos. Este es el género Hololepta:

Este ejemplar es macho y tiene mandíbulas más largas que las de las hembras. Por lo común, esas mandíbulas no indican que los machos se peleen ferozmente entre sí, sino más bien que forcejean para desalojarse mutuamente de un lugar favorable para el apareamiento.

El ejemplar de la izquierda es hembra. Lo que está pegado en la tarjeta de abajo son ácaros que tenía encima. Esa conducta por parte de los ácaros se llama foresia.

Familia Hidrofílidos (Hydrophilidae)

Escarabajos de agua plateados (“silver water-beetles” en inglés, “silber Wasserkäfer” en alemán).

El nombre Hydrophilus proviene del griego hydor, “agua” y philein, “amar”.

En español se habla de “hidrófilos”, y en francés de “hydrophiles”.

Antenas clavadas con un segmento modificado (cúpula) en la base de la maza. Superficie ventral pubescente (cubierta de pelitos finos y cortos), que retiene aire cuando el insecto se sumerge (de ahí lo de “plateados”). Palpos maxilares largos en muchas especies.

Mi grupo. Tesis de licenciatura, tesis de doctorado, becas de CONICET, investigación... Treinta años.

Una cosa curiosa de estos bichos es que nadan con torpeza. En especial comparados con los ditíscidos. Pero el caso es que nadan

¿Locomoción? Mueven las patas como si caminaran. Con movimientos alternos. Eso tiene que crear un flujo turbulento por debajo. No es lo que uno diseñaría

La verdadera adaptación no está en la manera de moverse, sino en el simple hecho de poder sumergirse. La cutícula de los insectos está cubierta de una finísima capa de cera impermeable.

Un insecto de tierra que cae al agua no se hunde. Es boyante porque está lleno de aire. ¿Recuerdan que respiran por tráqueas? Y no puede romper la película superficial.

Pero los insectos acuáticos segregan sustancias tensioactivas que les permiten mojarse.

Hemiosus irinus.

Esta especie se encuentra en Misiones. Cuando examiné el material, resultó nuevo para la ciencia. Para decirlo en jerga de laboratorio, esta especie es mía.

Se cita: Hemiosus irinus Oliva, 1994.

Aclaro, por si es necesario, que no me da un centavo el haberla descripto. Publicar el artículo me dio unas líneas en el informe para CONICET y me dejó unas líneas en el curriculum.

En el noroeste de la Argentina y en Córdoba se encuentra una especie muy parecida, sobre todo por el color: Hemiosus bruchi.

Hemiosus es un género mediano: se conocen unas 30 especies, casi todas sudamericanas.

Ahora bien, el género de mi tesis doctoral fue Berosus, y de ese se conocen unas 300 especies, unas 100 sudamericanas. En mi tesis hice la revisión del género para la Argentina y áreas limítrofes. Encontré 10 especies nuevas para la ciencia (pero algunas eran de Brasil).

Y siguen apareciendo.

En 2006 me dedicaron una especie hallada en la Guayana Francesa:



Berosus olivae Queney, 2006. Mide 2,6 mm.

Hidrodinámica de los coleópteros acuáticos

Si comparamos ditíscidos con hidrofílidos, veremos que los primeros tienen perfil de ala de avión, y los segundos tienen un inconfundible perfil de automóvil.
 



Eso se debe en parte a la velocidad de natación. Los ditíscidos mueven las patas en sincronía; los hidrofílidos las mueven en forma alterna, como si caminaran. No nadan muy rápido.

Las dos familias tienen intervalos de tamaño parecidos; especies grandes de 20-30 mm, medianas de 8-12 mm, pequeñas de 1-3 mm.

Pero la diferencia de velocidad implica diferente constante de Reynolds. ¡Aaagh!

A los ditíscidos se los encuentra a veces en libros sobre locomoción de insectos, a los hidrofílidos jamás.

Sin embargo, nadan.

Otro punto interesante es la escultura.

Los ditíscidos grandes y medianos son todos esbeltos y muy lisos, pero los pequeños presentan dos tipos.
 
Unos parecen miniaturas de los ditíscidos grandes, y se ve que nadan con cierta torpeza... como si en ese orden de magnitud el diseño no resultara tan eficiente, como si se hiciera sentir más el efecto fricción.

Otros ditíscidos pequeños son globosos, con puntos de escultura hundidos, ¡como pelotas de golf! y nadan muy bien. 

Ahora bien, dentro de los hidrofílidos, los Berosus y sus pariente (medianos a pequeños) tienen puntos hundidos bien gruesos, sobre todo en la cabeza y el pronoto que al nadar forman la superficie de ataque.

Algunas especies de Berosus son llamativamente  largas y esbeltas, y esas suelen tener los élitros más lisos.


Además, muchas de las especies esbeltas tienen otras adaptaciones: puntas en los ápices elitrales, como para dirigir los vórtices de la circulación ventral... pelos espiniformes en los élitros, como para disminuir la fricción en el dorso... 

Y los ingenieros no quieren saber nada con este problema. Atención, señores, voy a lamentarme.

Quizás no les impresionen los bichos, pero cuando llegamos a aclarar que se trata de un bicho de 10 mm con velocidad de unos 10 mm/s exclaman: "¡Constantes de Reynolds medianas, qué asco!"


Pero contemplen a la bestia. El de la izquierda es un Hemiosus, semejante a los Berosus más gordos y tranquilos. Tiene una costilla elevada a lo largo del borde externo del élitro, justo donde uno la esperaría para separar el flujo laminar del dorso del flujo turbulento del vientre.

Las especies alargadas y esbeltas, casi todas, tienen esa parte aplanada, casi vertical. Y muchas de esas tienen las puntas posteriores. Y muchas tienen pelos espiniformes. Vean a B. truncatipennis a la derecha.

No puedo creer que aquí no haya un problema de diseño que se pueda desarrollar.

 

Familia Nitidúlidos (Nitidulidae)



El ejemplar de la derecha fue capturado en un higo que estaba fermentando en el mismo árbol. 

El de la izquierda estaba en la inflorescencia de palmera pindó mencionada más arriba en el capítulo “Curculiónidos”.

Probablemente se trate del género Lobiopa, pero no juraría que sea la msima especie que este ejemplar de la colección Bruch.

Lobiopa dimidiata

 

Estos son Nitidulidae Nitudulinae.

 

Subfamilia Nitidulidae Carpophilinae

Carpófilos.

Élitros cortos.
 


Carpophilus hemipterus tiene una “coma” amarillenta sobre cada élitro. Carpophilus demidiatus tiene élitros color café, sin manchas.

Plagas de pasas de uva, higo, etc. almacenadas. ocasionalmente aparecen sobre cadáveres.

Vea cómo en mi sitio de entomología forense

http://www.entomofauna.es.tl


Familia Antícidos (Anthicidae)

 

Diminutos. Florícolas. Aspecto de hormiga. Algunos con protórax saliente hacia adelante, encapuchando la cabeza.


 

Familia Escarabeidos (Scarabaeidae)

Escarabajos propiamente dichos.

Tienen antenas genículo-clavadas: acodadas y terminadas en maza. La maza, a su vez, está formada por tres segmentos laminares que se pueden abrir como un abanico: antenas flabeladas.

 

Escarabajos peloteros o catangas:

Sulcophanaeus imperator


 


El que tiene un cuerno en la cabeza es el machito. Subfamilia Faneínos (Phanaeini).

 El “torito” o “bicho candado” es el adulto del “gusano blanco”, plaga de nuestro agro. El nombre científico es Diloboderus abderus. Subfamilia Dinastinos (Dynastini).





El “candado” es característica del machito:

Tiene un largo cuerno en la cabeza y una especie de cuerno romo y bifurcado en el protórax.
 

En la foto, se aprecian también las tibias anteriores anchas y dentadas y las antenas clavadas.

Las hembras son bastante diferentes de los machos. Además de carecer de “candado”, son negras y lustrosas, mientras que los machos tienen los élitros grises y opacos.

¿Para qué sirve el "candado"? Para las peleas entre machos. Pero no vaya usted a imaginarse nada muy sangriento. Entre los Escarabeidos de la subfamilia Dinastinos, el macho necesita tener su cuevita propia para atraer una hembra. El candado sirve para trabar al rival y desalojarlo.

 

Gusano blanco. Puaj.

No tienen abierto el ano. Cuando se transforman en pupas eliminan todo.

Entre los Dinastinos se encuentran algunos de los escarabajos más grandes del mundo, como los del género Megasoma.

 

 

Subfamilia Cetoninos (Cetoniinae)

Una escotadura lateral del élitro les permite sacar por allí las alas membranosas.

 

Familia Coccinélidos (Coccinélidae)

 

Vaquitas de San Antonio

Las más comunes han sido introducidas para combatir los pulgones y las cochinillas

Cycloneda sanguinea
 

Antenas clavadas (en forma de maza).

Palpos securiformes (terminados en hoja de hacha).


Los tarsos tienen 3 segmentos visibles, el del medio en forma de cucurucho. En realidad, hay otro segmento diminuto que está encubierto por el del medio. Se llaman tarsos criptotetrámeros o pseudotrímeros.

 Larvas campodeiformes: esta foto se tomó en un parque de Bruselas (Bélgica); servirá mientras consigo una tomada en la Argentina.



¡Y acá están los documentos del violento episodio!



Sí, ya sé. Pobre pulgón. ¿Quieren margaritas sin pulgones o no?
 

Cuando la larva ha terminado de crecer, deja de comer y busca el lugar donde se va a transformar en pupa.

Después se convierte en pupa y rompe la cutícula larval: 







Acá se ve el adulto saliendo de la piel pupal, y al final, la piel vacía.

Otra linda serie de fotografías obtenidas en la plaza Giordano Bruno, ciudad de Buenos Aires.

Hum. Quizás tendría que aclarar para los que no viven en Buenos Aires que el Museo argentino de Ciencias naturales y la plaza Giordano Bruno están en el barrio de Caballito.

 

 Eriopis connexa.

Dijimos que las especies grandes (3-5 mm) y vistosas de coccinélidos se han importado para combatir los pulgones y las cochinillas. Hay también muchas especies autóctonas, la mayoría muy pequeñas.

 

El patrón de manchas es bastante variable, y hay especies que tienen dos fases de color. Por ejemplo, la vaquita negra de dos manchas Olla vnigrum





 

Estaban amontonadas entre dos hojas de papel en el museo. Sí. El MACN. Suicidas. Tuvieron suerte: las fotografié y las dejé ir. Como todo ocurrió en pleno verano, supongo que se estaban refugiando del viento muy fuerte que hubo en cierto momento.

Esta especie ilustra algunos problemas de la nomenclatura. La bautizaron “v-nigrum” porque las manchas de la forma clara, con buena voluntad, se parecen a una v, pero ahora el Código de Nomenclatura Zoológica prohibe los signos diacríticos, así que hay que escribir “vnigrum”, que desconcierta bastante al lector.

La forma oscura fue descripta como Coccinella abdominalis. La foto en vista ventral muestra por qué. Cuando yo estudiaba, a la forma oscura se la llamaba Olla abdominalis.

Pero, ¡oh sorpresa! resultó que las dos formas son la misma especie, y el nombre vnigrum tiene prioridad.

 

Familia Bupréstidos (Buprestidae)

 

Barrenos


Larvas ápodas, con tórax ensanchado, no cilíndricas como las de los cerambícidos. Minadoras de madera muerta.

Hay algunas especies diminutas que se desarrollan sobre arbustos bastante chicos. En cambio, las especies grandes (adultos de 2-3 cm) se desarrollan en árboles muertos.

Una especie europea se especializa en consumir árboles que mueren en incendios forestales. Es capaz de volar muy alto, y tiene un par de órganos que detectan el infrarrojo.

Muchos bupréstidos tropicales y subtropicales tienen colores metálicos vistosos y un tamaño que los hace apetecibles por los coleccionistas. En la Argentina hay varias especies del género Chysobothria (arriba, izquierda).


Familia Elatéridos (Elateridae)

 

Saltapericos, gusanos de alambre, tucos.



 

Chalcolepidius limbatus

Esta magnífica especie llega al delta del Paraná.

Los elatéridos se caracterizan por una estructura que les permite saltar cuando están patas arriba. No digo más, déme tiempo de hacer dibujos.


El tuco o cocuyo es un elatérido de gran tamaño con órganos luminiscentes, ubicados en el protórax. La luz es verde. El cuerpo del insecto a veces brilla rojo, por transparencia de las membranas intersegmentarias


Las larvas de los elatéridos tienen patas cortas, cuerpo largo y delgado, tegumentos duros, una placa de forma compleja en el extremo posterior del abdomen (raster). Reciben el nombre vulgar de “gusanos de alambre”. Varias especies de tamaño mediano son nocivas para las cosechas porque atacan las raíces de las plantas.





Familia Lampíridos (Lampyridae)

Luciérnagas o bichitos de luz.

Pronoto saliente hacia adelante, cubriendo la cabeza en vista dorsal. Machos con ojos compuestos grandes, globosos.



Abdomen con ocho segmentos visibles, dos de ellos con órganos luminosos. Tegumentos blandos.

Por lo común, las hembras se posan en una mata y destellan, mientras los machos pasan volando, buscando una hembra de su especie.

¿Cómo la identifican? Cada especie tiene un destello propio. Frecuencia, duración, ritmo. Puede haber un poco de diversidad en el color.

La especie común en el delta del Paraná tiene luz bien amarilla, destellos cortos y seguidos, y un corredor de vuelo bajo. Son los bichitos de luz que los chicos cazan.

Hay otras especies con luz amarillo-verdosa o casi verde, con destellos más largos y espaciados, y cuanto más espaciados, más alto vuelan los machitos. Me refiero aquí a lo que observé en el delta, nada más. A una especie le habíamos puesto “el meteoro”; era casi verde, enorme, volaba entre las copas de los árboles. 

Género Aspidosoma: color amarillo apagado, mayor ancho elitral por delante de la mitad, grandes. Género Cratomorphus; color café con bordes claros, lados subparalelos, muy grandes.

Hay algunas especies en las que las hembras adultas no tienen élitros. Se habla de hembras larviformes. Un caso es la luciérnaga europea Lampyris noctiluca, a la que llaman vulgarmente “gusano de luz”.

Las especies comunes en la Argentina no tienen hembras larviformes. Por eso parecen tan raras las definiciones de “luciérnaga” hechas por personas sin conocimientos de biología.

Por eso, también, insisto tanto en que hay que buscar documentación del área geográfica en la que uno vive.

Los lampíridos son predadores. Algunas especies comen caracoles, otras lombrices, otras luciérnagas.

¡Ajá! ¿Se sobresaltó? ¿O estaba durmiendo?

Las hembras del género Photuris imitan los destellos de otras especies. Cuando llega el macho...

 

Familia Fengódidos (Phengodidae)

 

Gusano ferrocarril.

Hembras larviformes. Las larvas tienen “ventanitas” de luz verde a los costados del cuerpo, y la cabeza, por transparencia, se ve como con luz roja.

Noreste de la Argentina, Uruguay, Paraguay y todas las áreas tropicales de América.

 

Familia Chauliognátidos (Chauliognathidae)

(= Cantharidae)
 
 

Parientes de las luciérnagas, pero sin luminiscencia. El pronoto no cubre la cabeza. Predadores.

Por una de esas acciones nomenclatoriales que exponen a los entomólogos a las bromas de los otros especialistas, uno de los géneros de esta familia fue bautizado Cantharis.

La “cantárida” clásica, la cantárida de la farmacopea, es un melóideo.

 

Familia Melóideos (Meloidea)

 

Epicauta atomaria, “bicho moro”. Plaga de las solanáceas (berenjenas, tomates).

La familia se caracteriza por tegumentos blandos, tarsos pentámeros lineares, cabeza angostada en la base, y sangre vesicante para los vertebrados.

Cuando se toma con la mano a un “bicho moro” o un “uriburu”, el insecto tiene una reacción de defensa. Se quiebran las membranas articulares de las patas y salen unas gotitas microscópicas de sangre.

¡Quema!

Y sobre todo, no se toque los ojos o la boca hasta que se haya lavado las manos con jabón, dos veces mejor que una.

Hay especies braquípteras, con élitros cortos y sin alas membranosas.

La cantárida mencionada en la literatura clásica pertenece a esta familia.

Es un melóideo con élitros largos, de color verde metálico, que vive en Eurasia y se alimenta del follaje de los fresnos.
 

Hasta el siglo veinte se recolectaba para fines medicinales. Claro, era de esas medicinas que si no matan curan... o si no curan matan...

Como en inglés las llamaban “Spanish flies”, tenemos el término “mosca española” para complicar las cosas. Como se ve, no es una mosca, es un coleóptero.

En el siglo diecinueve, era una práctica corriente poner vesicatorios (preparados que causan ampollas en la piel) para determinar una reacción favorable en casos de congestión.

Otros médicos, más prudentes, se limitaban a los sinapismos de mostaza. Los padres y tíos de las personas de mi generación llegaron a ser tratados con sinapismos, cataplasmas de linaza y ventosas.

Lo malo de la cantárida es que la cantaridina se absorbe por la piel y puede causar una inflamación del aparato excretor. No es cosa de chiste; la ingestión de cantárida puede causar la muerte.

Escarabajos de la harina y muuuchos otros.

(El gusano de la harina es Tenebrio molitor.)

Nyctelia exasperata

Los tenebriónidos nictelinos son un grupo de grandes cascarudos negros que se ven con cierta frecuencia en las playas.

Familia Mordélidos (Mordellidae).

Florícolas. Comprimidos en forma de cuña.

(Comprimido quiere decir que parece que lo aplastaron desde los dos lados. Deprimido quiere decir que parece que lo aplastaron contra el suelo. Es más claro explicado con ademanes.)

 Familia Anóbidos (Anobiidae)

 Carcomas


                   
            
    


           


Izquierda: Anóbido adulto, montado en seco.

Derecha: galería de anóbido en un libro viejo (probablemente las larvas se hayan comido la cubierta del libro, pero las primeras y últimas hojas también sufren.)
________________________

Anobium punctatum ataca madera. Lasioderma serricorne se alimenta de productos almacenados secos. Todos. Hasta la pimienta de Cayena.

 

Familia Limexilónidos (Lymexylonidae)

Élitros reducidos. Alas membranosas bien desarrolladas.

Son bichos grandes, de un par de centímetros de longitud. Es decir: las hembras, que son bastante más voluminosas que los machos.

_____________________________________

Adriana Oliva - Doctora en Ciencias biológicas

Investigadora del CONICET

Jefa del LAboratorio de Entomología forense

Museo argentino de Ciencias naturales

Familia Tenebriónidos (Tenebrionidae)


 
 

Hoy habia 57 visitantes (102 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!