Insectos: ORDENES

   
 


 

 

Home

Contacto

Reinos

Reino animal

Artropodos

Insectos

=> Insectos: ORDENES

=> Insectos con metamorfosis completa

Orden Coleoptera

familias de Coleoptera

Orden Lepidoptera: mariposas

Hymenoptera

Heteroptera

Homoptera

Diptera

Simbiosis entre reinos

Plaza Giordano Bruno

googlebdcea00e966c2206.html

 


     
 

Insectos: órdenes

Insecta: Ordines

 

1. Apterygota.
Insectos que no adquieren alas en ningún momento de su desarrollo.

1.1. Palpos de cinco artejos. Cuerpo deprimido, no saltan.

Tisanuros (Thysanura). “Pececito de plata”, Lepisma saccharina

 

Detalle del abdomen (derecha)

           

 

Dos cercos, un filum terminale impar. Los estilos serían remanentes de patas abdominales. Hay fotos de lepismas caminando por una pendiente que muestran movimiento de los estilos, como si fueran patitas. 

1.2. Palpos de siete artejos. Cuerpo comprimido. Pueden saltar golpeando el suelo con sus cercos.

Arqueognatos (Archaeognatha) o Maquiloideos (Machiloidea).

Estos son los que tienen mandíbulas con un solo cóndilo. ¿Significa eso que están fuera de la línea evolutiva de los insectos? ¿O significa que los primeros insectos eran monocondilios y que los Arqueognatos (como lo indica su nombre, “mandíbulas viejas”) mantuvieron ese carácter primitivo porque no les molestaba?

Se discute. Vaya si se discute.



Los Maquílidos tienen forma lateralmente comprimida  (en vez de forma deprimida, como los Tisanuros) y son capaces de saltar golpeando el sustrato con sus cercos. Los palpos maxilares tienen siete segmentos, en vez de cinco como es lo habitual. Las especies comunes están cubiertas de escamas. Suelen vivir bajo cortezas de árboles o bajo piedras.

 

2 - Pterygota.
Insectos que adquieren alas como adultos, o si no, hay indicios de que las alas se perdieron en forma secundaria durante la evolución.

2.1. Paleópteros (Palaeoptera). Los músculos de vuelo son directos, es decir, mueven las alas.

 

2.1.1. Efemerópteros (Ephemeroptera)

Las efímeras. 

 Ejemplar de colección.
Delta del Paraná.
__________________________

 Corrientes. Esteros del Iberá.

La encontré muerta sobre el plástico transparente que cerraba los laterales de un quincho.

Abajo se ven los cercos BIEN largos.

Esta especie no tiene tubo digestivo.

Tampoco tiene patas medias o posteriores.

 
   

Los adultos no se alimentan; algunas especies ni siquiera tienen patas normales y viven unas pocas horas.

Lo que no se sabe (hasta que se cursa Artrópodos) es que las formas juveniles viven en le agua y pueden vivir un año. Se dice que ciertas especies que viven en torrentes de montaña con poco alimento viven tres años antes de transformarse en adulto.
 

2.1.2. Odonatos (Odonata)

Suborden Anisópteros (An-iso-ptera: alas desiguales)

Libélulas 

Perdón por el grano grueso, pero para sacar fotos de libélulas hay que dejar la cámara en ISO= 1600.

 Esa espectacular libélula roja es un machito del género Orthemis, familia libelúlidas (Libellulidae) Las hembras muchas veces tienen colores más apagados que los machos.

¿Se nota cierto parecido con un helicóptero? Es más: en Córdoba, he oído a los chicos (que no los conocían) llamarlos “helicópteros”. El nobre “alguacil” es el del antiguo funcionario de justicia de la época colonial. Quien haya visto a una libélula cazando mosquitos comprenderá por qué le pusieron ese nombre.

Hay otras dos familias de anisópteros: gónfidos (Gomphidae) y éscnidos (Aeschnidae). Esos alguaciles grandes que aparecen cuando viene tormenta don del género Aeschna.

Un colega me permitió gentilmente tomar esta foto de un éscnido en su Caja de Mostrar a los Visitantes.

Los anisópteros tienen las alas anteriores ligeramente más angostas que las posteriores. En reposo, extienden los dos pares de alas a los costados del cuerpo.

El suborden cigópteros (Zygoptera) se caracteriza por las alas angostadas en la base, iguales en los dos pares (el nombre significa “alas gemelas”, y rebatidas hacia arriba en reposo. Son los llamados “caballitos del diablo”.

Más pequeños y delgados que los alguaciles, tienen la cabeza corta y ensanchada, con los ojos separados. 
 

Este es un machito. Las hembras son de color apagado. En Buenos Aires hay dos especies comunes que pueden coexistir, esta roja con la marca celeste en el extremo del abdomen, y otra especie con machos celestes

En Córdoba hay una especie de color rojo dorado.

Las hembritas tienen colores apagados.

Los cigópteros (del griego zygós, “gemelo”, tienen las alas de los dos pares semejantes entre sí. En reposo, las alzan y las adosan una con otra.

 Los estadíos juveniles de los odonatos son acuáticos. Son bastante diferentes de los adultos, pero no se puede decir que haya una verdadera metamorfosis. La razón es que el insecto no pasa por un estadío inactivo como las pupas de los dípteros y las crisálidas de las mariposas. Además, las larvas tienen ojos compuestos como los adultos. Algunos autores prefieren llamarlas "ninfas". Lo malo es que ese término se ha usado para los juveniles de las chinches y otros insectos con metamorfosis incompleta. Otros proponen llamar "náyades" a los juveniles de Odonatos y efímeras.

Las larvas de anisópteros tienen un aparato respiratorio especial que se llama canastilla rectal. Y, sí, absorben agua por ahí. En caso de emergencia, pueden usar el mismo aparato para huir con propulsión a chorro. 

Los cigópteros larvales tienen traqueobranquias: tres apéndices parecidos a plumas en el ápice del abdomen, aplanados, recorridos por tráqueas.

Las traqueobranquias no son branquias porque no tienen sangre en su interior. El oxígeno pasa del agua al aire en el interior de las tráqueas 

Todas las larvas de odonatos son predadoras. Cazan con una especie de pinza retráctil formada por el labio inferior. 

Este magnífico modelo de una larva de anisóptero está en el Museo Nacional de Historia Natural de Santiago de Chile.

Las larvas de Odonatos van adquiriendo gradualmente rudimentos de alas, mientras continúan su vida larval. Cuando están listas, salen del agua, trepan a una caña o un soporte similar y ahí no más cambian de piel. De esa larva acuática emerge el adulto.

Los odonatos adultos también son predadores. Cazan en vuelo. Son una maravilla eliminando mosquitos.

 

2.2. Neópteros (Neoptera).

Hay músculos de vuelo indirectos, es decir, el movimiento básico de las alas se realiza por deformación del tórax.

2.2.1.  Polineópteros
(Polyneoptera)

2.2.1.1. Dictiópteros (Dictyoptera)

Cabeza hipognata (boca dirigida hacia abajo). Coxas cónicas. Fémures espinosos.

Cercos cortos y tiesos, formados por muchos segmentos (multiarticulados). Huevos en ootecas.

Suborden Blatódeos (Blattodea):
Las cucarachas. Cuerpo deprimido.
 




Cómo se diferencia una cucaracha de un cascarudo? Observe las alas cruzadas sobre el dorso en reposo. Los cascarudos tienen élitros paralelos, sin venas. Observe en la foto de la izquierda el extremo del abdomen con un par de cercos; los cascarudos no tienen cercos.

Las ootecas son abandonadas o bien llevadas por la madre que no la expulsa enteramente.

Suborden Mantódeos (Mantodea): los mamboretás.

Predadores con patas anteriores raptatorias, modificadas para sujetar la presa. Protórax muy alargado. Ootecas pegadas a tallos de plantas.

https://img.webme.com/pic/t/taxonomia/mant_entero_wb.jpg

Mantis chino acechando entre flores de Baccharis sp. en Lawrence (Kansas, EEUU). Es una hembra. Alcanzan unos 10 cm de longitud. ¡No entran en el macro!

 

 


Aquí se ve cómo la pata raptatoria se desarrolla por modificaciones relativamente pequeñas de cada uno de los segmentos de la pata.

Y para terminar, a la derecha el mantis chino importado del Asia cazó una abeja doméstica importada de Europa.

Agregado de último momento:

Especie argentina


El nombre del género significa "alas con puntos", del griego stigma, stigmatos, "punto", "marca", "herida", etc. y pteron, "ala".

El nombre específico o epíteto viene del latín precor, "suplicar" o "rezar".

2.2.1.1. bis.
Mantofasmatódeos (Mantophasmatodea).
 
Bichos enormes y extrañísimos descubiertos en Sudáfrica al final del siglo XX. El último orden agregado a la clase Insecta... o quizás un suborden de Dictyoptera. Son tan brutos que caminan levantando el último segmento del tarso.


2.2.1.2. Isópteros (Isoptera). Termitas.

Coloniales. Ciegos. Antenas moniliformes.

Los juveniles, que se parecen a los adultos pero que nunca tienen alas, realizan tareas en la colonia.

Los adultos pueden ser sexuados (hembras y machos alados) o pueden ser obreros neutros o soldados (no todas las especies tienen).

Los soldados pueden tener grandes mandíbulas. Pueden tener la cabeza terminada en un tubito que dispara una sustancia pegajosa. En algunas especies tienen las dos cosas.

Un soldado con tubito se llama nasutus (“narigón”); plural, nasuti. 

Aunque se las ha llamado “hormigas blancas”, las termitas nada tienen que ver con las hormigas fuera de ser insectos coloniales y vivir en hábitats similares.

Las hormigas son himenópteros, con metamorfosis completa. Las larvas de hormiga son gusanitos que deben ser atendidos. Las hormigas obreras son hembras estériles. Un divulgador inglés escribió jocosamente: ”las termitas practican el trabajo infantil, mientras que en los hormigueros hacen trabajar a las solteronas”.

Las termitas no se comen “todo” como en los dibujitos. Las termitas sólo comen celulosa. Es verdad que pueden vaciar una viga de madera dejando sólo la cascarita. Cosa curiosa: aunque las termitas obreras no tienen ojos, evitan la luz.

En los Estados Unidos, las termitas son temidas porque atacan las vigas de las casas desde la tierra.

Acá en Buenos Aires hay una especie que hace nido en la tierra. En el Parque Centenario, se observan a veces los vuelos nupciales después de las tormentas de verano. Se advierte algo raro, porque en el suelo aparecen círculos de tierra recién cavada. Las hormigas tienen un comportamiento parecido.

En Buenos Aire se ha registrado por lo menos un caso (se registró porque fue a la justicia) de las llamadas “termitas de madera seca”. Esas viven en el espesor de la madera. No son autóctonas, pero no es raro que se instalen en un departamento climatizado, procedentes de un objeto de madera comprado en los trópicos, por ejemplo en Brasil. 

 
 

 Excrementos de termitas de madera seca. Forma característica “en semilla de amapola” (con facetas cóncavas redondeadas).

 Termitas aladas (sexuados).

Termitas de madera seca.


Hay que tener cuidado con las cosas que uno introduce en la casa. Las muñecas rellenas de granos de maíz son atacadas por las plagas de los cereales: gorgojos, polillas de los granos...

En la duda, los muebles se pueden mandar a cámara de desinfección, y los objetos pequeños se pueden envolver muy bien en plástico y colocar en el freezer por quince días.

2.2.1.3. Zorápteros (Zoraptera)

Coloniales. Primitivos. Sólo en algunos países tropicales.


2.2.1.4. Plecópteros (Plecoptera)

Achatados. Coxas ampliamente separadas. Abdomen con un par de largos cercos filiformes parecidos a las antenas.

Larvas acuáticas, con manojos de filamentos respiratorios (pseudobranquias) en la base de las patas. Viven sólo en aguas claras y bien aireadas, como arroyos pedregosos. Adultos alados, por lo común de color castaño, vuelan a la luz. Comunes en Córdoba, Salta, Andes patagónicos.

2.2.1.5. Notópteros (Notoptera)

Una sola especie, Grylloblatta campodeiformis. El nombre significa “grillo-cucaracha que se parece a un Campodeus”. Campodeus es un género de Dipluros (ver arriba). En fin: encontraron un bicho que no se parece a nada.

Vive practicamente en la nieve en las Montañas Rocallosas (EEUU) y en algunas montañas del Japón. Nocturno. Los entomólogos que salen a buscarlo atraen guardabosques nerviosos.

2.2.1.6. Queleutópteros (Cheleutoptera) o Fasmódeos (Phasmodea)

“Bichos palo”, “insectos hoja” (exóticos), “chinche molle” (Argentina, centro y oeste).



 Y aquí la pareja en la copa de un árbol.
            ______________________

La foto no es buena, pero fotografiar algo de ese tamaño a contraluz no es fácil.


 

Lentos. Cabeza prognata. Protórax muy corto. Primer segmento abdominal soldado al tórax.

Las fotos están tomadas en Kansas, EEUU. Lo que se ve arriba es un fásmido hembra junto al estuche de una cámara de bolsillo, para dar una idea del tamaño.  

Abajo: exhibición del Museo argentino de Ciencias naturales “Bernardino Rivadavia”. (MACN)
 

Arriba: insectos-palo de Indonesia. Probablemente los insectos más grandes del mundo; alcanzan los 30 cm de longitud. Abajo: ”chinche molle” de las regiones áridas de la Argentina.

2.2.1.7. Saltadores (Saltatoria) u Ortópteros (Orthoptera) sensu stricto

Cabeza ortognata. tarsos tetrámeros (4 segmentos). Hembras con ovipositor formado por 3 pares de valvas agudas .

Esa especie de sable rojizo que se ve a la izquierda es el ovipositor. Esta es una langosta verde; un ensífero. Ver abajo. 

Suborden Ensíferos (Ensifera)

Grillos, langostas verdes, grillotopos. Antenas filiformes, ovipositor largo en forma de sable.

Grillo. Los machos “cantan” frotando las dos alas anteriores.

El famoso entomólogo francés Pierre Grassé, editos de un monumental texto de mediados del siglo veinte, publicó sobre la oviposición en diferentes familias de ensíferos. Estos dos dibujos están tomados del “Grassé Biblia” (Zoologie III, Encyclopedie de la Pléyade): 

https://img.webme.com/pic/t/taxonomia/ovipphaneropter.jpg



Hembra de faneroptérido (langosta verde: Phaneropteridae) oviponiendo.

Oviposición de un conocefálido.

 
 

Faneroptérido juvenil en una margarita amarilla. Foto tomada en la plaza Giordano Bruno, ciudad autónoma de Buenos Aires.

Suborden Celíferos (Caelifera)

Tucuras, langostas migratorias. Antenas cortas y aplanadas, ovipositor corto con valvas abiertas en el ápice.

 

A esta pobre tucura la debe haber atacado un pájaro, porque le falta el extremo del abdomen y la puntita de las alas. De todos modos, se pueden observar los segmentos del abdomen y las características de las patas posteriores.

Primero: el fémur está engrosado para contener los músculos del salto.

Segundo: la inserción de los haces musculares es oblicua, y eso se puede ver en la parte de afuera del fémur. Una inserción muscular requiere una saliente, una apófisis, y en los insectos las placas del exoesqueleto sobresalen hacia adentro formando apodemas para la inserción muscular.

Tercero: la cara interna del fémur tiene color vivo. Eso hace que, cuando salta la pequeña langosta, uno vea un relámpago de color diferente... lo pierda de vista... en fin: eso se llama efecto flash.

Como se ve aquí, la tucura inmóvil no es tan fácil de distinguir.

 
Ejemplar inmaduro. Unos hablan de “ninfas”, otros de “larvas” aunque no haya metamorfosis.

El nombre vulgar “tucura” se usa para insectos de unos dos centímetros de longitud, La famosa langosta migratoria, que no hace sus desastrosas migraciones desde que controlan la densidad poblacional, mide algo más de 5 cm como adulta.

Las mangas de langostas... mi finada madre llegó a verlas.

“Oscurecían el sol.”
“Se comían hasta las cortinas de cretona.”

“El tren no avanzaba: había aplastado tantas langostas que las ruedas patinaban.”

Después digan que la fauna cadavérica es escalofriante.

Las mangas salían de los valles áridos de San Juan y La Rioja, subían a lo largo de la cordillera hasta Bolivia, giraban y volvían a entrar a la Argentina por el noreste.

Para mejor, al pasar por el norte se les sumaban algunas langostas quebracheras (Eutropidacris). En realidad no forman mangas, pero el productor agropecuario que veía tres ó cuatro de estas se llevaba el susto de su vida.

Hay otras familias de Celíferos.

Los Proscópidos (Familia Proscopidae) tinene una forma alargada tipo “bicho-palo”, con la cabeza llamativamente alargada.  

La foto es mala, pero se alcanzan a ver las antenas insertas a los costados de la punta que forma la cabeza, llamada fastigio.

Más abajo se ven los ojos compuestos, como un par de bultitos. La boca está alojada en el engrosamiento que se ve por delante de las patas anteriores.



Un joven colega tuvo la gentileza de permitirme fotografiar un proscópido bien grande. El problema sigue siendo la iluminación.


2.2.1.8. Embiópteros (Embioptera)

Pequeños insectos coloniales con tarsos dilatados que contienen una glándula sericígena (productora de seda).

 

 
 

 

Hembra áptera; macho alado

 

Viven bajo cortezas o sobre piedras, dentro de tubos de seda. Una especie, por lo menos, es bastante común en Buenos Aires si se la sabe buscar. Mientras nosotros vivimos entre paredes manchadas de humedad, ellos se tejen tapices de seda blanca. Después la gente pone cara de asco y pregunta: ”¿Trabajas con biiiiichos?”
 

2.2.1. 9. Dermápteros (Dermaptera)

Tijeretas

Cercos modificados formando un par de pinzas. Cabeza prognata (piezas bucales dirigidas hacia adelante).

Las hay predadoras, herbívoras y detritívoras. Los adultos pueden ser ápteros, como en el caso de arriba, o tener un par de cortos élitros paralelos (semejantes a los de los coleópteros, pero muy cortos), bajo los cuales están plegadas las alas posteriores membranosas. Estas últimas son muy anchas y tienen un sistema de plegado complejo, para el cual el insecto usa sus cercos en forma de pinza.

Las hembras cuidan de sus huevos, cosa excepcional entre los polineópteros.

2.2.2. Paraneópteros (Paraneoptera)

2.2.2.1. Heterópteros (Heteroptera)

Chinches. Rostro (pico) inserto en la parte anterior de la cabeza. Esta foto es de un coreido (familia Coreidae).

Tienen su página propia.

2.2.2.2. Homópteros (Homoptera)

Chicharras, pulgones y cochinillas. Rostro inserto en la parte posterior de la cabeza.

 

 

 

 

Abajo a la izquierda: exuvia (cutícula vacía) de una larva de cigarra.

Los estadíos inmaduros viven bajo tierra, chupando savia de las raíces; las cigarras adultas tienen alas. Las cigarras se mueren en invierno. Lo aclaro porque todavía hay gente que cree que las mismas cigarras que cantaron durante el verano se entierran para pasar el invierno.

En otro suborden están los pulgones y las cochinillas. Los pulgones son practicamente una bolsita de tejidos con patas y antenas, pero tienen unos estiletes mandibulares tan largos que forman un rollo en el interior del animalito.



No se ve muy bien, pero aquí hay pulgones adultos con alas y sin alas. Los pulgones alados tienen un poco más de “anatomía de insecto”, ya que los músculos de vuelo necesitan apoyarse en alguna pieza más rígida.

 

 Los pulgones alados son los primeros que aparecen, al comienzo de la primavera. Procrean pulgoncitos que se transforman en hembras ápteras (sin alas). Esas hembras ápteras producen pulgoncitos por partenogénesis (del griego parthenos, “virgen”).

   
   
   


Lo que es más, los pulgoncitos nacen vivos.

 

https://img.webme.com/pic/t/taxonomia/pulgon2.jpg

 

Además de antenas y patas, los pulgones tienen un par de tubitos en el extremo posterior del abdomen. Se llaman cornículas, que es como decir cuernitos. No son apéndices. Producen un líquido pegajoso que parece molestarles bastante a los predadores. Excepto, claro, a las crisopas y las vaquitas de San Antonio.

Larvas de vaquita de San Antonio alimentándose de pulgones en una margarita amarilla. Ver más en la página "Plaza Giordano Bruno".

Los pulgones del rosal son negros. Los cereales son atacados por pulgones verdes (el INTA tiene cosas que decir sobre el pulgón verde de los cereales). Yo me crié con la convicción de que los pulgones eran amarillos con apéndices negros: sólo conocía los de la “bandera española” Asclepias curassovica.

Las cochinillas tienen una anatomía más simple todavía. Las larvas recién nacidas tienen seis patas y caminan un poco, pero luego se quedan en un lugar de la planta, desarrollan una escama protectora, y van degenerando, hasta que las hembras maduras son simples sacos de huevos.

La cochinilla cerosa, Ceroplastes grandis, muy frecuente sobre el laurel-rosa y otros arbustos ornamentales.

 

Psílidos (Psyllidae): son los insectos que “hacen llorar” a la “tipa” (Tipuana tipu).

Los esternorrincos (pulgones, cochinillas, psílidos) se alimentan de savia, que contiene nutrientes bastante diluídos. Poseen un interesante aparato de filtro en el tubo digestivo. Cada tanto, eliminan agua azucarada, mientras las sustancias nutritivas se acumulan.

Esa agua azucarada puede cubrir las hojas de la planta de la que se están alimentando los insectos, y con mala suerte proporciona el sustrato para hongos patógenos, por ejemplo las variedades de tizón.

Pero eso no es todo. Ese desecho del pulgón o de la cochinilla, que se llama mielado (inglés honeydew), es aprovechado por muchos organismos, comenzando por las hormigas.

En la península del Sinaí hay (o solía haber) montes de taray o tamarisco, ese arbolito que aquí se planta para fijar los médanos, y en cierta época del año las cochinillas producían tanto mielado que se podía aprovechar. Eso es el maná.

2.2.2.3. Tisanópteros (Thysanoptera)

 

2.2.2.4. Anopluros (Anoplura)

Piojos verdaderos. Achatados. Patas terminadas en pinzas. Piezas bucales picadoras.

 

Manual de entomología médica y veterinaria argentina”, por Eduardo Del Ponte, 1959. Un clásico.

El piojo de la cabeza y el piojo del cuerpo se comportan de diferente manera. ¿Son dos especies? ¿Dos subespecies? Los criterios cambian, y según el criterio cambia el resultado.

Pediculus humanus ssp  corporis

Pediculus humanus ssp. capitis

o bien

Pediculus corporis

Pediculus capitis

En este momento se usa más la segunda nomenclatura.

Las liendres son sencillamente los huevos de los piojos. La hembra cementa sus huevos a un cabello, por lo común detrás de las orejas.

Otro desagradable huésped del cuerpo humano es la ladilla, que se aferra a los vellos de la piel, incluyendo cejas y pestañas, pero jamás al pelo de la cabeza. Es una cuestión de calibres. Las pinzas de las patas de la ladilla (Pthirus pubis) son más grandes que las de los piojos.

Al parecer, es perfectamente posible pescarse una infestación de eso por usar ropa ajena.

Los piojos de otros animales pueden tener un aspecto impresionante, pero no se pasan a los humanos. En eso hay una diferencia con las pulgas.

Cabeza del piojo del cerdo, Haematopinus suis.

2.2.2.5. Malófagos (Mallophaga)

  “Piojos” roedores de las aves o de los mamíferos. Piezas bucales mordedoras.

 2.2.2.6. Socópteros (Psocoptera)

 “Piojos” de los libros. Cuerpo redondeado, blando.

 Hay especies que tienen alas como adultos; esas suelen vivir en grupos familiares (no se puede hablar de comunidades) sobre troncos de árbol.

Las especies que atacan libros son ápteras. En realidad comen hifas de hongos, pero pueden alterar la terminación de la hoja. Se los ha señalado sobre cereales almacenados, pero está bastante claro que no los comen; su presencia indica condiciones de humedad.


El socóptero alado es semejante a una especie que vive sobre corteza de árboles, en grupos de adultos y juveniles. El áptero es el ”piojo de los libros”.

 

2.2.3. Oligoneópteros (Oligoneoptera)
Vamos a ponerlos en página aparte.

 

 

 
 

Hoy habia 53 visitantes (100 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!