Hymenoptera

   
 


 

 

Home

Contacto

Reinos

Reino animal

Artropodos

Insectos

Orden Coleoptera

familias de Coleoptera

Orden Lepidoptera: mariposas

Hymenoptera

=> Arte y abejas

Heteroptera

Homoptera

Diptera

Simbiosis entre reinos

Plaza Giordano Bruno

googlebdcea00e966c2206.html

 


     
 

HYMENOPTERA

Himenópteros: avispas, abejas y hormigas

Adultos con piezas bucales mordedoras; la única modificación es un gran desarrollo de la lengua en grupos que explotan el néctar de las flores.
 
Dos pares de alas membranosas, las posteriores más pequeñas; en vuelo se coaptan con las anteriores por medio de una hilera de microscópicos ganchitos, los hámulos (Latín hamus, hami: "gancho"; diminutivo hamulus, plural hamuli).

Primer segmento del abdomen soldado al tórax. En la mayoría de los grupos, segundo segmento del abdomen angostado ("cintura de avispa").

Larvas con cápsula cefálica (eso quiere decir que tienen una cabecita oscura, dura); patas presentes o ausentes según los grupos.

Suborden Symphita: avispas sin cintura

Larvas herbívoras.

Acá está el trémex de los pinos.


Suborden Apocrita: avispas con cintura

El segundo segmento del abdomen está adelgazado formando el pecíolo ("cintura de avispa"). La parte gruesa del abdomen se llama gaster.

Avispas de taladro: terebrantes (Terebrantia)

Acá están las ícneumónidas.
(En construcción)

Familia Evánidas (Evaniidae)
Parásitas de huevos de cucarachas


Inconfundibles por su abdomen pequeño, comprimido y articulado por un pecíolo fino como una crin. Las avispas vivas mueven el abdomen de arriba abajo mientras caminan.



 

Estas fotos estaban preparadas para mi otro sitio:
www.entomofauna.es.tl
Entomología forense.

Los evánidos son insectos útiles porque controlan (un poco) a las cucarachas. No pican. Pueden entrar en las casas por accidente.

Pero, ojo: si aparecen con mucha frecuencia, eso indica que las cucarachas están reproduciéndose en ese lugar. Repito: parasitan ootecas de cucaracha. Las buscan. Se meten en donde huelen huevos de cucaracha.


Avispas de aguijón: aculeadas (Aculeata)

Solitarias: varias familias.

Familia Pompílidas (Pompilidae)
"San Jorge" Pepsis sp.


Avispas enormes que cazan arañas pollito. La leyenda de San Jorge cuenta que mató a un dragón.

Cuando uno anda por lugares áridos, como Mendoza, va a ver pasar algo que a primera vista parecen mariposas anaranjadas y azules, pero que no vuelan como las mariposas. Como las alas son relativamente pequeñas, en realidad se ve el cuerpo de la avispa (con reflejos azules) colgando bajo las alas (anaranjadas).

La avispa arrastra a la araña paralizada hasta su cueva y allí deposita un huevo sobre el abdomen de la presa. La larva de la avispa se alimenta de la araña.

Según el "Grassé biblia", la especie sudamericana Pepsis heros alcanza 50 mm de longitud y 100 mm de envergadura.

Esta otra especie, Entypus ferrugineipennis, no es tan grande, pero todavía tiene unas dimensiones respetables.

Foto tomada en la Reserva ecológica Costanera Sur. La avispa está libando en flores de chilca de olor (Baccharis salicifolia).

Agradezco a mi colega el Dr. A. Roig Alsina la determinación de esta y otras especies.

Familia Crisídidas (Chrysididae)
Avispas-cucú.



Bonitas, ¿verdad? Qué lujo tener una armadura iridiscente de verde y azul, toda cincelada con puntitos hundidos. como si hubieran usado un cincel de punta de bolita.

Depositan sus huevos en las presas de las avispas cazadoras. Se dice que son cleptoparásitas. (Del griego kleptés, "ladrón".)

El nombre vulgar viene del comportamiento del cucú europeo (cuco, cuclillo), que pone sus huevos en nidos ajenos para que los pichones sean criados por los padres adoptivos. Se dice que son parásitos sociales.


En mi infancia ví muchas veces a estas avispas en el delta. Más tarde me dí cuenta de que estaban (probablemente) buscando los nidos de avispas cazadoras de arañas que abundaban sobre la chapa corrugada de nuestra elegante residencia.

En mi recuerdo, las avispas son de un verde azulado, más bien que azules. Lo señalo porque lleva a la (repetida) observación: en algunas especies de insectos, el color puede variar mucho de un individuo a otro.

Familia Esfécidas (Spheciidae)



Fotos tomadas en la Reserva ecológica Costanera Sur.

(En construcción)


Sociales: Véspidas (Vespidae)

Subfamilia Polystinae: avispas sudamericanas. La base del gáster es redondeada.

Camoatí, camuatí: Polybia scutellaris y especies vecinas.

Fabrican nidos con cartón que preparan masticando fibras vegetales.

Avispa sacando fibras de una totora o espadaña (Thypha latifolia) en Lawrence, Kansas, USA.

Existen muchas especies del género Polybia a lo largo del continente americano, y son muy parecidas en aspecto y costumbres.

Abajo: nido entero y panales cortados: exhibición del Museo argentino de Ciencias naturales.

Nido nuevo (pequeño y redondo) en un árbol en la Facultad de Agronomía del estado de Aragua, Maracay, Venezuela.
_________________________________

Subfamilia Vespinae: avispas europeas

La base del gáster está truncada.

Géneros Vespa, Vespula. Son grandes, son agresivas, les gusta la carne. Las adultas van a buscar azúcar a las flores y las frutas maduras, pero cazan insectos para alimentar a sus larvas... y si encuentran animales muertos, forrajean carne.

Avispa chaqueta amarilla (Vespula germanica). Introducida en los Andes Patagónicos desde Chile, adonde, según se dice, había sido introducida para combatir el bicho de cesto.

Los predadores indiscriminados no sirven para hacer control biológico.

Por fortuna, esta avispa no soporta el calor, pero se ha extendido hacia el norte hasta el sur de la provincia de Mendoza.

Son muy ávidas de carne. Los habitantes se quejan de que les usurpan el asado; los cazadores de ciervos cuentan que al caer la presa las avispas se le van encima "y uno ve que se llevan una pelotita roja". Eso me lo contó un magistrado.

Mi experiencia con la chaqueta amarilla fue en San Martín de los Andes, en el mes de marzo. Para mi sorpresa, se portaron como damitas.

Eso sí: cuando tuvimos una linda nube de moscas atraídas al cerdo muerto que hacía de cebo, las avispas empezaron a cazar las moscas.

Hay que considerar que las moscas metalizadas son las voladoras más rápidas del reino animal, o poco menos. Pero "rapidez" significa "metros por segundo", en línea recta. Las avispas tienen mejor maniobrabilidad.

Las moscas cazadas eran consumidas en seguida.

Cuando los cerdos estuvieron ya algo descompuestos, las avispas empezaron a mordisquear los bordes de las lesiones, pero no antes.

Un apicultor local manifestó que en esa época las avispas no son agresivas ni van mucho a la carne. "A partir del 15 de abril", dijo, "cuando la axila foliar del sauce empieza a segregar - ese es el néctar de invierno de las avispas- ahí empiezan a buscar carne". Me limito a transcribir la opinión.

Un carnicero de Zapala me contaba: "Usted dejaba una media res colgada y se venían todas, y en dos horas se la descarnaban".

No lo ví con mis propios ojos, y puede haber alguna exageración, pero es indudable que las avispas molestaban.

Así fue que una noche (siempre según relatos de los lugareños) salieron con antorchas como los campesinos al final de las películas de Drácula, echaron nafta en los nidos y les prendieron fuego.

Como se ve, no es muy difícil deshacerse de las avispas, pero es necesario reconocer el problema y controlarlo todo el tiempo.

Lechiguana (Brachygastra sp.) en la Reserva ecológica Costanera Sur.

Pequeñas avispas con abdomen ancho, rayado de amarillo en el ápice. En cambio los camuatís tienen una pinta amarilla entre las alas, en el tórax.


Hormigas: familia formícidas (Formicidae)


Básicamente, las hormigas son un grupo de avispas sociales que se ha especializado para vivir en espacios estrechos.

Las hormigas obreras no tienen alas, tienen una característica cabeza cuadrada (para alojar los músculos mandibulares) y ojos compuestos pequeños (no necesitan más; en algunas especies las obreras son ciegas). Son hembras adultas y estériles.

Los sexuados alados tienen la cabeza chica y el tórax grande, para alojar los músculos de vuelo.


Las hembras fértiles o reinas son de mayor tamaño, tienen dos pares de alas al comienzo de su vida adulta y sus ojos son más grandes.

Los machos tienen la cabeza chica, las mandíbulas débiles, la apariencia de una avispa más que de una hormiga.

La historia comienza cuando los adultos sexuados de un hormiguero emergen para lo que se ha llamado el vuelo nupcial.

"Por su mal le nacieron alas a la hormiga" dice Sancho Panza en tono sentencioso en varios pasajes del Quijote. Y es que cuando las hormigas voladoras, machos y hembras, forman un enjambre para dejar el nido, aparearse y (las hembras) iniciar hormigueros nuevos, los predadores aprovechan la oportunidad de comer hormigas.

Pero narremos la historia del "vuelo nupcial". Veamos: la reina virgen sale del hogar donde se crió, participa en un baile vertiginoso y multitudinario, tiene un breve encuentro con un congénere del sexo opuesto que ya está marcado para morir pronto, cae al suelo, se deshace de sus alas, funda un hogar y no vuelve a salir de ahí en toda su vida.

Los insectos son realmente extraños.

¿Quiere otra? Las hormigas negras que cortan las hojas no se alimentan de las hojas que cortan.

¿Eh?

Las hormigas negras se alimentan de hongos que cultivan.

Sí, las hormigas cultivan hongos.

Usan los trozos de hoja para preparar el mantillo sobre el cual se desarrollan los hongos.

Cuando una hembra deja su hormiguero natal para el vuelo nupcial, se lleva consigo una pelotita de esporas de hongo en una especie de bolsita que tiene bajo la boca.

Una vez fecundada, la hembra cava un hormiguero nuevo.


La hembra fundadora comienza a poner huevos.

Se come algunos y aplasta otros. Sobre esos que aplasta, siembra las esporas.

Sigue usando los huevos como alimento para sí misma y para las larvas, hasta que una larva llega a empupar y a transformarse en hormiga adulta: una obrera, naturalmente.

A partir de allí la hembra fundadora tiene quien la ayude, como suele decirse. Una vez que el hormiguero está establecido, sólo se dedica a poner huevos.

A diferencia de lo que ocurre con las abejas, entre las hormigas de muchas especies se toleran varias "reinas".


Hormiguero de la hormiga cortahojas Acromyrmex. Exhibición del MACN.

Las hormigas carpinteras (Camponotus mus) hacen nido dentro de troncos... o a veces de vigas. No comen la madera, sólo la ahuecan. Aquí hay un ejemplar libando néctar, que no es lo que uno esperaría, pero hay muchas hormigas que lo hacen:

Carlos Bruch trabajó mucho sobre hormigas. Su colección estaba alojada en un armario con esta puerta tallada:

El dibujo está basado en el género Odontomachus. El nombre significa, poco más o menos, "el que pelea con los dientes". Pueden abrir las mandíbulas casi en 180 grados. Abajo: obrera (izq.) y hembra sexuada u "hormiga voladora" (der.).




Abejas
Familia Ápidas (Apidae)

Las abejas se pueden describir como un grupo de avispas especializadas en consumir productos florales. Las adultas son muy velludas: esos pelos les ayudan a juntar el polen de las plantas.

***
Las abejas solitarias almacenan polen en bolitas. Jorge W. Ábalos, en su libro Shunko, describe cómo los pastorcitos de cabras shalakos (del río Salado, en Santiago del Estero) buscan los nidos de los chilalos. "La minúscula cuevita de la abeja, con su reborde de barro amasado."

El chico cava en la tierra dura con un pedazo de hueso. "Cuando tiene ya una profundidad de unos diez centímetros, cava con mayor cuidado, soplando con más frecuencia para sacar la tierra floja y luego, delicadamente, extrae una a una las dos botijitas de barro, seco ya. (...) Rompe las tapitas y saca de las minúsculas tinajas una bolita amarilla que la previsión de la abeja madre ha amasado con el polen y depositado junto al huevo microscópico."
****

Según los grupos, hay otros productos florales que se explotan.

Las abejas domésticas juntan resina de las yemas de los álamos para reparar su colmena: es lo que se llama propóleo. En griego, polis= ciudad; propolis, "lo que se usa en beneficio de la ciudad"; por ciudad entiéndase colmena.

La cera no se colecta. La abeja la produce de su propio cuerpo.

Las abejas son polinizadoras obligadas de ciertas flores. El tamaño de la abeja varía desde la halíctida verde que mide unos 5 mm, pasando por la abeja doméstica de más de un centímetro, hasta la abeja carpintera o mangangá, que es lo bastante grande... como para que uno salga corriendo, con su reglita.

Las abejas demasiado grandes para meterse en una flor recurren muchas veces a robar néctar, abriendo la flor por la base con sus mandíbulas. Lo pongo en negrita y no entre comillas, porque es una expresión ya consagrada en el campo de la etología (estudio del comportamiento).

La alfalfa, por ejemplo, tiene suficiente autopolinización para producir algunas semillas todos los años, y eso basta cuando se la cultiva para forraje. Pero si se desea producir semilla de alfalfa, es absolutamente necesario que haya polinización entomófila (por insectos), y las encargadas de hacerlo son las pequeñas abejas cortahojas. Abejas domésticas no, porque son demasiado grandes y roban néctar.

Las abejas silvestres solitarias no se pueden criar como las domésticas, pero se han obtenido buenos resultados colocando bloques de madera taladrados que les proporcionan "cañas huecas" de su calibre preferido.

Halictinae: abejas solitarias metalizadas

Explotan aceites esenciales de las flores de algunas iridáceas silvestres.

Xylocopinae: mangangás o abejas carpinteras

Perforan túneles en madera para hacer sus nidos. Las patas posteriores no tienen "canastillas" para polen.

Xylocopa frontalis en flores de caña-fístula. Jardín Botánico. Determinó el Dr A. Roig Alsina.

Los machos pueden ser muy diferentes de las hembras; en las especies comunes en Buenos Aires, los machos son leonados y las hembras negras. Además, los machos tienen la cabeza más pequeña y ocelos como diamantes negros.

Al contrario de lo que ocurre con muchos coleópteros, entre las abejas (y hormigas) los machos tienen las mandíbulas más débiles. Por eso la cabeza es más pequeña; los músculos mandibulares que tiene que alojar son menos abultados.

Megachilinae: abejas cortahojas.


Las abejas cortahojas hacen nidos con redondeles y elipses cortados de hojas (les encantan las hojas de rosal), sembrando alarma entre los dueños del jardín.

El nido más bonito que he visto estaba hecho con pétalos de crespón (Lagerstroemia indica).

En la naturaleza, las abejas cortahojas construyen sus nidos dentro de cañas huecas, pero cuando se les presenta la oportunidad, aprovechan esas pilas de diarios que se guardan para encender fuego.

Bombinae: abejorros


Obrera en una plana de "fumo bravo" en la Reserva ecológica Costanera Sur. La bolita blanquecina es polen aglutinado en las canastillas de las patas posteriores.

Sociedades rudimentarias. Cada primavera una hembra funda una colonia y sus hijas la continúan. Al llegar el invierno se suspende la actividad.


El abejorro macho tiene la cabeza más pequeña que la hembra.

Apinae: abeja doméstica europea


La abeja doméstica o melífera almacena el néctar de las flores en forma de miel.

La miel es simplemente néctar concentrado a fuerza de "manipularlo" (claro que las abejas no tienen manos).

Por eso la miel mantiene el aroma de las flores originales, y cuando las abejas recogen intensamente néctar de una flor determinada, la miel es "varietal", miel de tilo o de tomillo o de azahar. Eso le da mayor precio en el comercio.

Las abejas también recolectan polen. En las patas posteriores tienen unas "canastillas" de pelos, que los entomólogos designan con el nombre latino de corbículas.

Abejas africanas

Las abejas africanas son una subespecie de abeja doméstica proveniente de Sudáfrica.

Las llevaron a Brasil porque producían más que las europeas.

Ya era tarde cuando se dieron cuenta de que también es más agresiva que la europea; tiene un corredor de vuelo más bajo (es decir, es más fácil que pase volando por donde está uno); detecta las feromonas de agresión desde distancias más cortas (es más fácil que ocurra un ataque en masa).

Las abejas africanizadas son híbridos de abeja europea  y abeja sudafricana. Son un problema al norte del paralelo 32 S.

Los rumores de abejas africanizadas en la Patagonia se deben a confusión con la avispa chaqueta amarilla (Vespula germanica).

De todos modos, siempre es prudente salirse del paso de un enjambre de abejas. Si es necesario, cuerpo a tierra; pasan rápido.


Adriana Oliva - Doctora en Ciencias biológicas (FCEN-UBA)
Investigadora del CONICET
Jefa del Laboratorio de Entomología forense
Museo argentino de Ciencias naturales

 
 

Hoy habia 57 visitantes (88 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!